HumVenezuela:  1,4 millones de niños presentan algún grado de déficit nutricional o riesgo de tenerlo

Como consecuencia de las privaciones alimentarias, la desnutrición en menores de 5 años continuó siendo un grave problema en el país

En 2023, 91,6 % de los hogares utilizó estrategias de sobrevivencia para alimentarse, la mayoría rindiendo el presupuesto o aumentando su carga laboral, ante mayores niveles de gasto, ese dato es parte de los hallazgos que publica HumVenezuela en su más reciente informe.

El 41,1 % tuvo que combinar varias estrategias, sacrificando otros gastos, extenuando sus medios de vida o recurriendo a distintas formas de privación del consumo. El 87,6 % de los hogares desmejoró la calidad y variedad de los alimentos y 83,6 % no contó con cantidades suficientes por sus altos costos. 

Aunque 61,9 % de los encuestados por la plataforma HumVenezuela reportó pagar por el acceso a las bolsas del programa de subsidio estatal distribuido por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), los productos de las bolsas no cumplían estándares nutricionales, eran pocos y no llegaban con regularidad. 

En niveles más extremos, 13,8 % de los hogares reportó que algún miembro trabajó por alimentos, y de 10,3 % a 12,3 %, subió la proporción que recibió alimentos donados u obsequiados. 

En el 9,5 % de los hogares, al menos un miembro migró para conseguir alimentos; en el 4 %, se compró alimentos vencidos; en el 3,5 %, varios miembros debieron comer fuera del hogar y en el 1,5 %, se intercambió sexo por alimentos.

Como consecuencia de las privaciones alimentarias, la desnutrición en menores de 5 años continuó siendo un grave problema en el país, afectando a 1,4 millones de NN (niños nacidos) con algún grado de déficit nutricional o riesgo de tenerlo. 

Dentro de este total, en 2023 se estimaba un 9,5 % de NN con desnutrición aguda y 35,4 % con desnutrición crónica, por retardo de crecimiento en talla para la edad.

“No poder disponer de los recursos económicos requeridos para comprar las cantidades de alimentos que cada hogar necesita diariamente, ha sido la causa principal de la inaccesibilidad alimentaria para la mayoría de la población venezolana, durante los últimos años. Los ingresos mensuales de los hogares, equivalentes en dólares, representaban en 2023 un 72,4 % menos de los costos de una canasta básica de alimentos para una familia de 3 personas”, destaca el informe.

Inseguridad alimentaria

¿Qué otros datos preocupantes encontró HumVenezuela?

En 2023, para 86 % de los hogares el presupuesto era insuficiente para comprar alimentos.

  •  El 15 % utilizaba más de la mitad del presupuesto para gastos de alimentos, 50,6 % lo gastaba casi todo y 20,3 % no disponía de un presupuesto para estos gastos. El 75 % de las personas pensó que alguna vez se acabaría la comida.
  •  Entre las estrategias para afrontar la falta de presupuesto, 69,2 % de los hogares compró frecuentemente los más baratos, 65,3 % llegó a pedir alimentos prestados, 56,6 % compró alimentos a crédito, 54,4 % pidió dinero prestado para comprarlos y 41,3 % redujo los gastos de salud, educación u otros. 
  • A falta de presupuesto, 32,3 % debió comprar alimentos a diario. Habiendo agotado las estrategias de rendir el presupuesto y reducir gastos, el 53,7 % de los hogares debió utilizar sus ahorros para la compra de alimentos. Entre 2020 y 2023, de 8,4 % a 17,3 % aumentó el número de hogares que disminuyó los gastos productivos; de 11,5 % a 21,9 %, los que sacrificaron insumos y, de 3,9 % a 8,4 %, los que vendieron sus activos para la producción.
  • Durante el año 2023, el porcentaje de personas que debió comer menos reduciendo las cantidades o el número de comidas que necesita diariamente para llevar una vida saludable, se mantuvo en proporciones similares a las observadas en el año 2022, afectando a unos 2,7 millones de personas, que representan aproximadamente un 35,7 % de la población en inseguridad alimentaria moderada. 
  • No obstante, en el año 2023, un número más alto de personas cayó en situaciones inaceptables de privación alimentaria a niveles de subalimentación y subnutrición extrema. 
  • Entre los años 2022 y 2023, el porcentaje de personas que durante ciertos períodos del año pasaron hambre de forma permanente se incrementó considerablemente de 14,4 % a 22,3 %. De este grupo, las personas que permanecieron con hambre, todo el tiempo, aumentaron de 7,2 % a 9,5 %. Igualmente se produjo un ascenso, de 10 % a 15,5 %, en el número de personas que alguna vez pasó días enteros sin comer y, de 4,9 % a 5,7 %, las que muy seguido durante el año no pudieron alimentarse por días enteros. 

Estos resultados, recopilados de 11 mil encuestas aplicadas en 20 estados del país, indican un aumento en el porcentaje de personas con inseguridad alimentaria severa en 2023. Sumado a quienes se encuentran en una situación moderada debido a una ingesta frecuente de alimentos inferior a las necesidades nutricionales, la afectación total de la inseguridad alimentaria asciende al 45,2 % de la población, lo que equivale a 13 millones de personas. Durante la encuesta realizada en los 20 estados, 13,8 % de las personas en el total de los hogares encuestados expresó la necesidad de disponer de tratamientos para problemas de malnutrición.

Foto: Archivo

Lea el informe completo

Descargar (PDF, Desconocido)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *