Transparencia Venezuela guía a los venezolanos en la lucha contra la corrupción

(21/01/2020)

La organización elaboró el Manual Contra la Corrupción. 12 acciones y un mandato, en el que muestra la magnitud del fenómeno, su impacto en la vida de los venezolanos y ofrece herramientas para lograr un país libre de corrupción y opacidad

Transparencia Venezuela, 21 de enero de 2019. El entramado de Gran Corrupción que se ha instaurado en Venezuela en las últimas dos décadas ha frenado el desarrollo del país, expresado en el mal funcionamiento de los servicios públicos, la vulneración de los derechos humanos, la pérdida de la institucionalidad y la impunidad, lo que ha sumido a la población en una tragedia sin precedentes y ha provocado el desplazamiento de millones de compatriotas.

Ante esta realidad, la asociación civil Transparencia Venezuela presenta el Manual contra la corrupción. 12 acciones y un mandato, con el que promueve el conocimiento de los ciudadanos sobre el impacto de la gran corrupción en el país y en sus vidas, al tiempo que les invita a sumarse a la lucha anticorrupción para juntos construir una nueva nación basada en la integridad.

El manual ofrece una radiografía -producto de las investigaciones adelantadas por Transparencia Venezuela– del enorme saqueo sufrido por el país. De acuerdo con el instrumento, en los últimos 20 años se ha instaurado en Venezuela un complejo mecanismo de corrupción, desde altos niveles del poder, para sustraer exorbitantes sumas de dinero, con un impacto brutal en la calidad de vida de la población. Los informes revelan que se han aplicado políticas públicas en forma sistemática y generalizada en distintos sectores, y propiciado el robo del patrimonio de la República a través de un Estado criminal, responsable de la crisis humanitaria compleja, con impacto internacional.

La red de complicidad involucra a más de 300 corruptos- entre exfuncionarios, personajes de gobiernos en otros países y supuestos empresarios- que han desfalcado al menos US$ 24.479 millones hasta mediados de 2019, según cálculos de Transparencia Venezuela. Se trata de un mal cuyos tentáculos se han extendido a unas 70 naciones. Órganos judiciales, administrativos aduaneros y parlamentos de 21 países investigan al menos 65 casos de corrupción, con impacto significativo sobre el patrimonio de la nación y en los que se encuentran involucrados altos representantes del poder.

Esta corrupción sin precedentes se entremezcla con el crimen organizado que ha conseguido suelo fértil en la anomia que aqueja a Venezuela y que vive del contrabando.

Patrón de Gran Corrupción y sus efectos

Doce elementos identifican el patrón de Gran Corrupción detectado en Venezuela en los tres últimos lustros. El primero es el monopolio de los sectores económicos que se ha procurado el gobierno, al punto de convertirse prácticamente en el único propietario y administrador de productos, bienes y recursos esenciales para los ciudadanos.

Otros elementos que identifican este patrón  lo constituyen los incentivos a la corrupción, el gasto público discrecional, el control cívico-militar en todas las esferas de la acción pública y el estado de emergencia permanente vía decretos o  leyes habilitantes. También se cuentan las contrataciones millonarias irregulares, la impunidad institucionalizada; la opacidad y ausencia de rendición de cuentas, el impulso a la desinformación y la hegemonía comunicacional, las designaciones de altos cargos por lealtad político-partidista y no por méritos, la instauración de una red criminal internacional, la violación de los derechos humanos y la criminalización de la protesta.

Este patrón ha tenido un terrible impacto en la gente. Venezuela tiene hoy un servicio eléctrico deficiente. Solo en marzo de 2019 ocurrieron 4 de los apagones más grandes en la historia del país, con más de 90% del territorio a oscuras. El suministro de agua también se ha vuelto una calamidad. Hay sectores que pasan 15 días o más sin el servicio y en otros casos el suministro es inexistente.

Las consecuencias sobre la alimentación son más que evidentes. Los índices de abastecimiento cayeron y la hiperinflación ha impedido que las personas puedan comprar lo que se consigue. Las cajas de comida que entrega el gobierno a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), programa sobre el que pesan denuncias de corrupción, se han configurado como un claro mecanismo de control social. Mientras que en el sector salud, se han registrado casos de corrupción que nunca han sido investigados.

Ya en 2016, el entonces Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, establecía que “la corrupción socava la democracia y el estado de derecho. Conduce a la violación de derechos humanos. Erosiona la confianza pública en el gobierno. Incluso puede matar”.

Ciudadanos en acción

Luchar contra la corrupción requiere del concurso de todos: empresarios, gremios, sindicatos, estudiantes, academia, iglesias, colegios profesionales. Se trata de hacer visibles los efectos terribles de la corrupción, estudiar y conocer, organizarse, promover espacios de discusión, hacer contraloría social y proponer acciones concretas que procuren influir en el liderazgo político para la adopción de políticas anticorrupción efectivas.

Una de estas propuestas es la Coalición Anticorrupción, movimiento integrador, que asume el impulso de 12 acciones fundamentales para lograr una Venezuela libre de corrupción y que son mandato para los funcionarios del Estado:

  1.     Rechazar con un “NO” rotundo cualquier acto de corrupción
  2. Acabar con la impunidad con la creación un Sistema Especial
    Internacional de Justicia contra la Gran Corrupción
  3.     Construir un Sistema Nacional de Justicia Anticorrupción (JAN)
  4.     Garantizar la separación de los poderes públicos
  5.     Fortalecer los órganos de seguridad
  6.     Eliminar los incentivos a la corrupción
  7. Visibilizar la acción del crimen organizado y los riesgos de corrupción
    para los migrantes venezolanos
  8.     Implementar el Gobierno Abierto en Venezuela
  9.     Renovar el marco legal e institucional
  10. Seleccionar funcionarios y servidores públicos de acuerdo con su
    capacidad y libres de conflictos de intereses y nepotismo
  11. Exigir que los órganos de control administrativo actúen con eficacia
    y justicia ante la corrupción
  12. Constituir estructuras institucionales que garanticen la probidad y la transparencia
    de los procesos electorales.

El Manual contra la Corrupción concluye con una invitación a la acción ciudadana en el marco del mandato contra la corrupción. Cada venezolano, sin importar su ubicación geográfica y ocupación, puede convertirse en un aliado partiendo de acciones sencillas como conversar del tema en el entorno personal (familia, comunidad, trabajo), investigando, denunciando, haciendo propuestas, exigiendo y, sobre todo, respetando y acatando las leyes.

Para leer más: Clic aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *