La mitad de los diabéticos en América Latina viven sin acceso a la insulina

(12/11/2021)

La diabetes es la sexta causa de muertes en la región. Más allá de factores individuales como la falta de hábitos saludables, que favorecen la aparición de la enfermedad, los países latinos sufren un problema estructural: no hay recursos para diagnosticar la enfermedad ni para tratarla.

La prevalencia de la diabetes en América Latina es abrumadora. En Puerto Rico o en México, más del 13 % de la población adulta vive con esta dolencia, según cifras del International Diabetes Fund (IDF). Nicaragua, Brasil y Guatemala superan el 10%. Son señales inequívocas de que la diabetes es un problema de fondo en la región.

Las voces expertas señalan como parte del problema la falta de información y hábitos poco saludables, como la dieta poco balanceada y la falta de ejercicio. La ingesta excesiva de azúcar provoca que el cuerpo no llegue a asimilarlo todo ni a convertirlo en energía si esta no se gasta, de manera que la glucosa se acumula en la sangre.

Ese tipo de enfermedad, la diabetes tipo 2, es la más extendida en la región, a pesar de que la diabetes también puede aparecer cuando el páncreas no es capaz de producir insulina de forma natural, la llamada diabetes tipo 1.

En ambos casos, sin embargo, hay una raíz de fondo que va más allá de los hábitos personales: la falta de diagnósticos y tratamientos.

La mitad de los latinoamericanos con diabetes no puede acceder fácilmente a la insulina 

Las cifras de la OPS son claras al respecto. Prácticamente cuatro de cada diez latinoamericanos viven con diabetes y no lo saben. De los que sí han recibido un diagnóstico, más de la mitad, entre el 50 % y el 70 %, no tienen la enfermedad ni los niveles de azúcar en sangre controlados.

Además, la mitad de los pacientes no pueden acceder a insulina de manera regular, la hormona que ayuda a procesar el azúcar y el principal tratamiento contra la diabetes.

Esta falta de recursos implica que la enfermedad avanza más antes de que los pacientes lleguen a la consulta médica, agravando las complicaciones en la salud.

La médica y diabetóloga Claudia Lenis expuso así las consecuencias para France 24: “La diabetes tiene dos grandes grupos de complicaciones, las macrovasculares, que son las que afectan a órganos más grandes, como la el infarto o la enfermedad cardiovascular (…) Otro grupo son las complicaciones microvasculares, que también afectan la calidad de vida, como la enfermedad renal, la retinopatía y la neuropatía diabética”.

“Es muy importante tratar la enfermedad con el fin de minimizar y retrasar la aparición de estas complicaciones”, concluye la doctora Lenis.

Con la pandemia de Covid-19, la situación se agravó. La presidenta de la Fundación Voces Diabetes de Colombia, Érika Montañez, lo explica así: “Todos los sistemas se concentraron en el Covid-19 y las personas con diabetes necesitan atención mensual y trimestral para sus controles y sus exámenes (…) Dejaron de recibir control durante casi un año y encontramos pacientes totalmente descontrolados, totalmente inestables”, recuerda Montañez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *