Alerta Morada, el fenómeno que advierte sobre los riesgos que corren las mujeres en las calles de Venezuela

(01/04/2021)

En redes sociales se han viralizado las denuncias de mujeres que relatan cómo han sido víctimas de acoso sexual callejero, persecución e intentos de secuestro en las calles de Caracas y otros estados del país

e llegó por detrás diciéndome que no podía irse sin conocerme, que no me podía dejar ir tan fácil”, narró Andrea González* en su cuenta de Facebook. Este es uno de los muchos testimonios que se han viralizado en las redes sociales desde febrero de 2021. Mujeres han relatado con frecuencia que son víctimas de persecución, acoso sexual callejero e incluso intentos de secuestros en Caracas y otros estados de Venezuela. Hasta el momento no hay un pronunciamiento oficial por parte de las autoridades con respecto a esta violencia contra las mujeres en el espacio público. Sin embargo, ONG y organizaciones de la sociedad civil se han hecho eco de esta situación y han creado una serie de acciones para alertar a las mujeres y exigir medidas concretas a los entes del Estado.

Método Wom, una ONG venezolana dedicada a la defensa de los derechos humanos de las mujeres, se percató de la cantidad de mujeres que han sido acosadas y perseguidas en las calles del país. Por esta razón, decidió documentar estas denuncias de acuerdo a las zonas en que mayor frecuencia ocurría violencia en el espacio público. En principio, el registro se centró en cinco zonas de Caracas: Altamira, Chacao, Las Mercedes, Caricuao y El Paraíso. Luego comenzó a recibir denuncias de otros estados del país. Por esta razón, emitieron la Alerta Morada a través de las redes sociales con el objetivo de prevenir a las mujeres en las calles.

¿Qué es la Alerta Morada?

Se trata de una forma de protesta digital para exigir el respeto a los derechos de las mujeres. Tuvo su origen en el año 2020 en Chile cuando un tribunal rechazó la solicitud de prisión preventiva para Martín Pradena, un hombre acusado de drogar y violar a Antonia Barra. La indignación por la decisión llevó a los movimientos feministas del país a emitir una Alerta Morada para exigir justicia por el caso de Barra.

Este movimiento de protesta digital se extendió por toda Latinoamérica para exigir justicia por otros delitos contra las mujeres como el femicidio.

Qué significa el color morado

El color morado representa el feminismo en el mundo. Existen varias teorías sobre su origen. Una de ellas se remonta al movimiento de las sufragistas inglesas, en 1908, cuando la Women’s Social and Political Union (WSPU) inició la lucha para exigir reivindicaciones feministas con tres colores: el morado, el blanco y el verde

Otra versión indica que el origen data del incendio de la textil Triangle Shirtwaist, en Nueva York, el 25 de marzo de 1911. En el incendio murieron 146 trabajadores de los cuales 126 eran mujeres. Ellas trabajaban en condiciones precarias y no pudieron escapar de las llamas porque las puertas de la fábrica estaban cerradas para que no escaparan de la fábrica durante su jornada. Afirman que durante el incendio, el humo que salía era de color morado puesto que confeccionaban prendas de ese color.

El 23 de marzo de 2021, Método Wom emitió esta alerta en sus redes sociales dada la intensificación de la violencia contra las mujeres en el espacio público en Venezuela.

“Esto nos llamó la atención y dijimos que desde Método Wom no podemos dejar que estos sean casos aislados o que queden como testimonios individuales. Debemos alertar a las mujeres de que esto está pasando. Porque es una situación que todo el mundo sabe, todo el mundo comenta. Pero no hay un músculo fuerte que visibilizara la situación e hiciera exigencias concretas”, comenta para El Diario Victoria Romero, internacionalista y presidenta de Método Wom.

Desde ese momento, cada denuncia que se realizaba en redes sociales alertaba a las mujeres sobre los riesgos de sufrir acoso sexual callejero, persecución e intentos de secuestro.

Maria Figueroa, una joven caraqueña, denunció en su cuenta de Facebook que un hombre la abordó en una parada de autobuses en Palo Verde, en el este de la ciudad. El sujeto fingió conocerla. Ella asume que intentaba no levantar sospechas de las personas que se encontraban a su alrededor.

“La situación cambió para mí cuando él me pide insistentemente que me monte en su camioneta (blanca, cuatro puertas) que estaba al otro lado de la acera pues quería darme la cola”, narra. Figueroa logró librarse de aquella situación al mantener la calma, no darle ningún tipo de información y negarse rotundamente a subir al vehículo. Sin embargo, calificó el hecho como “extremadamente alarmante”.

Método Wom documentó las zonas donde ocurrieron con mayor frecuencia estas denuncias. Rápidamente la Alerta Morada se viralizó en redes sociales y elevó la necesidad en las mujeres a estar prevenidas en las calles. Romero comenta que el objetivo de la iniciativa no es aterrorizar a la población, sino prevenir y exigir a las autoridades políticas públicas adecuadas.

Necesidad de políticas públicas

Entre las exigencias al Estado se encuentra la iluminación adecuada de las calles de y más patrullaje policial. Así como habilitar líneas telefónicas de atención para denunciar estos tipos de violencia y evaluar el modus operandi de los agresores para tomar acciones en torno a eso. Sin embargo, Romero destaca que las autoridades deben estar sensibilizadas en cuanto a la violencia contra la mujer.

Señala que esta falta de sensibilización de los funcionarios policiales y judiciales genera que las víctimas se cohíban de denunciar y por lo tanto no existan cifras de estos delitos.

“Las víctimas se cohíben en denunciar porque son revictimizadas y también por el alto índice de impunidad. Entonces prefieren ponerlo en una red social, alertan a las demás personas. Que cada quien se cuide como puede, porque no se sienten protegidas por las autoridades ni por el Estado”, afirma.

El Estado venezolano no emite cifras con respecto a la violencia contra la mujer desde el año 2016. Cuando el Ministerio Público emitió las últimas cifras de femicidios en el país.

Qué son los femicidios y últimas cifras

Es al asesinato de una mujer por el hecho de serlo (…) es la manifestación más brutal de una sociedad patriarcal, define ONU Mujeres. No puede entenderse solo como un asesinato individual, sino como la expresión máxima de esa violencia de género.

La ONG Centro de Justicia y Paz (Cepaz) a través del Monitor de Femicidios registró 40 femicidios durante los dos primeros meses de 2021 en Venezuela. En 2020 registró un total de 212 casos de asesinatos a mujeres por motivo de género.

El miedo, una realidad

La antropóloga Aimee Zambrano explicó para El Diario que la viralidad de estas denuncias en redes sociales también influye en el miedo que puedan sentir las mujeres al atravesar por una situación de acoso sexual callejero, persecución o intento de secuestro.

“Es el temor histórico que hemos sentido las mujeres a caminar solas en las calles. Porque ante las desigualdades que sufrimos siempre estamos expuestas a sufrir algún tipo de violencia en los espacios públicos. Desde que te ataquen o te toquen por llevar algún tipo de ropa hasta que te digan cualquier frase de acoso”, afirma Zambrano.

La especialista señala que las niñas también son víctimas de acoso en las calles y crecen en un entorno donde este tipo de violencia está normalizado.

“Lo interesante de esta época es que se está entendiendo que el acoso, que se veía de una manera romántica a través de los piropos, es una situación de violencia cotidiana. Las mujeres no tienen porqué estar expuestas al salir a la calle y que los hombre les digan lo que les dé la gana. Pueden llegar al extremo de tocarte, palmearte la nalga, besarte sin consentimiento”, comenta.

Piropo como delito

Desde el año 2018 el acoso sexual callejero o “piropo” constituye un delito en Francia que acarrea una multa de 750 euros. En Portugal, Bélgica, Países Bajos y Argentina también está penado por la ley acosar a mujeres en las calles.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, afirmó en 2018 que el objetivo de este reglamento es evitar que «las mujeres tengan miedo de salir a la calle».

Detenciones

A pesar de que no existe un pronunciamiento oficial por parte de las autoridades sobre los testimonios de acoso, persecución o intento de secuestro, la Policía de Chacao detuvo el pasado 6 de marzo a dos sujetos presuntamente responsables de acosar a una mujer.

La detención ocurrió en el centro comercial Sambil, en Caracas, donde los hombres perseguían a las mujeres. Una  víctima de este acoso denunció la situación ante la policía municipal. Ella publicó lo ocurrido en Facebook para alertar a otras mujeres. Fue así como las autoridades policiales se percataron de la existencia de más mujeres que habían sufrido este tipo de violencia en el mismo lugar.

El Servicio de Investigaciones Penales de la Policía de Chacao determinó que los presuntos involucrados pertenecían a una red que opera desde Perú. El grupo se dedica a captar mujeres en Venezuela para obtener fotos o videos de ellas y luego extorsionarlas con ese material. Los sujetos fueron puestos a la orden del Ministerio Público.

Acciones concretas

El Método Wom ideó una serie de mecanismos para documentar las situaciones de acoso en las calles. Uno de ellos es la implementación de un formulario para determinar datos como la zona en la que ocurrió la agresión, características del agresor y de la víctima, entre otros detalles. De esta manera, la organización planea llevar un registro de este tipo de violencia contra la mujer. El formulario está disponible en sus redes sociales.

También elaboraron un manual de acción para que las mujeres sepan qué hacer en caso de sufrir una agresión en el espacio público. “Es importante este manual para que las mujeres sepan que hacer. No solamente en el momento sino antes, para la prevención, y el después”, comenta Romero.

Acoso sexual callejero como violencia normalizada 

La internacionalista y presidenta de Método Wom señala que todas estas agresiones hacia la mujer responden a una cultura patriarcal que, a su juicio, legitima los tipos de violencia.

“Una sociedad que legitima las formas de violencia a través del machismo, la misoginia, sexismo y prácticas que han estado normalizadas durante tanto tiempo y la vemos como cosas comunes. Mientras la población no esté informada y sensibilizada vamos a estar perpetuando estas prácticas sin poder reconocer que son formas de violencia”, explica.

Romero precisa que esta sensibilización debe estar dirigida también a hombres para que reconozcan las formas de violencia contra la mujer y que no sean reproducidas.

La violencia contra la mujer tiene múltiples máscaras. Cada una de ellas se puede dar en cualquier espacio de la sociedad, incluso en las calles. El acoso sexual callejero es una conducta que hace sentir expuestas a las mujeres y aumenta el miedo en ellas. Alerta Morada hace un llamado a las mujeres a reconocer estas formas de violencia, denunciar y también exige al Estado políticas públicas que prevengan estas agresiones.

Fuente: Noticias Descifrado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *