Gobiernos acuerdan decisiones históricas para erradicar o regular desechos y productos químicos peligrosos, incluidos los plásticos

(11/05/2019)

Alrededor de 180 países aprobaron hoy en Ginebra medidas vinculantes para regular por primera vez el flujo internacional de residuos plásticos, y adoptaron una serie de decisiones destinadas a proteger la salud humana y el medio ambiente de los productos químicos y desechos peligrosos.

La contaminación por plásticos ha alcanzado proporciones epidémicas y es reconocida como un problema ambiental de preocupación mundial. Se estima que actualmente 100 millones de toneladas de plástico se encuentran en los océanos, 80-90% de los cuales provienen de fuentes terrestres.

En la Conferencia de las Partes (COP) de los Convenios de Basilea, Rotterdam y Estocolmo, los gobiernos modificaron el Convenio de Basilea para incluir los residuos plásticos en un marco legalmente vinculante que hará que el comercio mundial de estos materiales sea más transparente y esté mejor regulado, al tiempo que garantiza una gestión más segura para la salud humana y el medio ambiente.

Los Estados también aprobaron la creación de una nueva Alianza sobre Residuos Plásticos para movilizar los recursos, intereses y experiencia de empresas, gobiernos, académicos y sociedad civil en favor de la implementación de las nuevas medidas, a fin de proporcionar apoyos prácticos a este acuerdo innovador -incluidas herramientas, mejores prácticas, asistencia técnica y financiera-.

Otras decisiones de gran alcance tomadas en las últimas dos semanas en la triple Conferencia de las Partes (COP) incluyeron la erradicación de dos grupos químicos tóxicos, el dicofol y el ácido perfluorooctanoico, y sus sales y compuestos relacionados (que en total suman alrededor de 4.000 químicos),los cuales fueron incluidos en el Anexo A del Convenio de Estocolmo. El ácido perfluorooctanoicoúltimo se ha utilizado hasta ahora en una amplia variedad de aplicaciones industriales y domésticas, como utensilios de cocina antiadherentes y equipos de procesamiento de alimentos, así como un surfactante en textiles, alfombras, papel, pinturas y espumas contra incendios.

También se lograron importantes avances en el marco del Convenio de Rotterdam, que proporciona un marco legalmente vinculante para el intercambio de información y la toma de decisiones informadas en el comercio de ciertos plaguicidas peligrosos y productos químicos industriales.

Dos productos químicos, el forato de pesticidas y el hexabromociclododecano, fueron añadidos al Anexo III del convenio, lo que los supedita al procedimiento de consentimiento fundamentado previo, a través del cual los países pueden decidir sobre las importaciones futuras de esas sustancias químicas. También fue adoptada una decisión adicional para aprobar procedimientos y mecanismos sobre el cumplimiento del Convenio de Rotterdam, vistos por las partes como un paso crucial para mejorar aún más la implementación de esta convención clave.

Aproximadamente 1.400 delegados de alrededor de 180 países se reunieron en Ginebra en las Conferencias de las Partes de los tres convenios, titulada “Planeta limpio, gente sana: gestión racional de productos químicos y desechos”.

“Me siento orgulloso de que esta semana en Ginebra, las Partes en el Convenio de Basilea hayan llegado a un acuerdo sobre un mecanismo global legalmente vinculante para la gestión de residuos plásticos. Los desechos plásticos son reconocidos como uno de los problemas ambientales más apremiantes de la actualidad, y el hecho de que esta semana cerca de un millón de personas en todo el mundo firmara una petición instando a las partes del Convenio de Basilea a tomar medidas aquí en las COP de Ginebra, es una señal de que la conciencia pública y el deseo de acción es alto”, dijo el Secretario Ejecutivo de ONU Medio Ambiente para los tres convenios, Rolph Payet.

“Pudimos añadir a las listas dos de los siete productos químicos candidatos y continuaremos trabajando en estrecha colaboración con las partes para identificar soluciones alternativas viables para los pesticidas peligrosos, teniendo en cuenta los aspectos de seguridad alimentaria y acceso al mercado”, agregó Hans Dreyer, Secretario Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación para el Convenio de Rotterdam.

NOTAS PARA LOS EDITORES

Sobre el Convenio de Basilea

El Convenio de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación es el acuerdo ambiental internacional más completo sobre desechos peligrosos y otros desechos, y es casi universal, ya que cuenta con 187 Partes. Con un objetivo general de proteger la salud humana y el medio ambiente contra los efectos adversos de los desechos peligrosos y otros desechos, su alcance abarca una amplia gama de residuos definidos como “peligrosos” en función de su origen y/o composición y características, así como dos tipos de residuos definidos como “otros desechos”: desechos domésticos y cenizas de incineradores. Más información en: www.basel.int

Sobre el Convenio de Rotterdam

El Convenio de Rotterdam sobre el Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo (PIC) Aplicable a Ciertos Plaguicidas y Productos Químicos Peligrosos Objeto de Comercio Internacional, es administrado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Medio Ambiente). Las 161 Partes de este Convenio legalmente vinculante comparten la responsabilidad y cooperan para administrar de manera segura los productos químicos en el comercio internacional. Al final de la COP de 2019, 52 productos químicos y pesticidas se enumeran en su Anexo III. El Convenio no introduce prohibiciones, sino que facilita el intercambio de información entre las partes sobre productos químicos peligrosos y pesticidas, y sus riesgos potenciales, para informar y mejorar la toma de decisiones a nivel nacional. Además, a través del Procedimiento PIC, proporciona un mecanismo legalmente vinculante para respaldar las decisiones nacionales sobre la importación de productos químicos y pesticidas seleccionados para minimizar el riesgo que representan. Más información en: www.pic.int

Listado de pesticidas y productos químicos industriales incluidos en el Convenio de Rotterdam:

Los productos químicos añadidas a la lista son el forato (un pesticida) y el hexabromociclododano (un producto químico industrial). Estas sustancias se incluyen en el procedimiento de consentimiento fundamentado previo (PIC). Encuentra más información en: http://www.pic.int/tabid/1185/Default.aspx

Sobre el Convenio de Estocolmo

El Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes es un tratado mundial para proteger la salud humana y el medio ambiente de los productos químicos que permanecen intactos en el medio ambiente durante largos períodos, se distribuyen ampliamente, se acumulan en el tejido graso de los seres humanos y la vida silvestre, y tienen efectos nocivos en salud humana o el medio ambiente. El convenio requiere que sus partes tomen medidas para eliminar o reducir la liberación de contaminantes orgánicos persistentes (POPs, por sus siglas en inglés) en el medio ambiente. A partir de hoy, este convenio legalmente vinculante tiene 182 partes, lo que le otorga una cobertura casi universal. Al final de esta COP, 30 sustancias químicas de interés mundial están incluidas en el Convenio de Estocolmo. Ver más en: www.pops.int

Listado de contaminantes orgánicos persistentes incluidos en el Convenio de Estocolmo:

Los dos nuevos productos químicos enumerados en el Anexo A del Convenio de Estocolmo son el pesticida dicofol y el ácido perfluorooctanoico (PFOA), sus sales y compuestos relacionados con el PFOA. La inclusión en el Anexo A del Convenio obliga a las partes a eliminar el uso de productos químicos. Los dos productos químicos se enumeran sobre la base de un sólido proceso de revisión que aborda los riesgos, las opciones de gestión y las alternativas del Comité de Revisión de POPs de la ONU. El dicofol se usa como miticida en una variedad de cultivos de campo, frutas, vegetales, plantas ornamentales, y té y café, y se sabe que causa irritación de la piel e hiperestimulación de las transmisiones nerviosas en los seres humanos, además de ser altamente tóxico para los peces, invertebrados acuáticos, algas y aves. El PFOA es un producto químico industrial ampliamente utilizado en la producción de utensilios de cocina antiadherentes y equipos de procesamiento de alimentos, así como un surfactante en textiles, alfombras, papel, pinturas y espumas contra incendios. Como una sustancia de gran preocupación, se sabe que está relacionada con problemas de salud importantes, como el cáncer de riñón, el cáncer testicular, la enfermedad de la tiroides y la hipertensión en el embarazo.

Para más información, por favor contacte a:

Charles Avis, oficial de información, ONU Medio Ambiente, Ginebra, +41-79-730-4495.

Fuente: Noticias ONU Medioambiente

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *