Objetivo 8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos

Aproximadamente la mitad de la población mundial todavía vive con el equivalente a unos 2 dólares de los Estados Unidos diarios, y en muchos lugares el hecho de tener un empleo no garantiza la capacidad para escapar de la pobreza. Debemos reflexionar sobre este progreso lento y desigual, y revisar nuestras políticas económicas y sociales destinadas a erradicar la pobreza.

Para conseguir el desarrollo económico sostenible, las sociedades deberán crear las condiciones necesarias para que las personas accedan a empleos de calidad, estimulando la economía sin dañar el medio ambiente. También tendrá que haber oportunidades laborales para toda la población en edad de trabajar, con condiciones de trabajo decentes.

Dos problemas principales requieren un seguimiento sostenido en nuestro caso. Por una parte, la dependencia de la economía del petróleo, lo que nos convierte en una economía rentista y dependiente de las importaciones. Por otra parte, la generación de elevados niveles de empleo no protegido por lo que se requiere promover el trabajo decente.

No habrá desarrollo sostenible en Venezuela hasta que no se supere el rentismo. La vulnerabilidad de los recursos que se dedican a la política social debido a su origen en la renta petrolera determina una potencial inestabilidad en las condiciones de vida de la población

¿Cómo estamos en Venezuela?

Datos y cifras

  •  Abandono de los jóvenes: programas de capacitación prácticamente inexistentes profundizan su inclusión.
    Aparecen nuevas formas de informalidad: bachaqueros El 70% de la gente que hace cola para adquirir productos básicos son bachaqueros (Datanalisis)
  •  Se ha profundizado el modelo rentista incrementándose la dependencia de los ingresos provenientes de las exportaciones petroleras.
  • El petróleo, en el valor total de las exportaciones, pasó de representar un 68,7 por ciento en el año 1998 a 96 por ciento en los últimos años. La contribución de la industria al PIB bajó de 17 por ciento en 2000 a 13 por
    ciento en el año 2013 (Lander 2015).
  • Políticas de reparto extraordinariamente vulnerables a las variaciones del ingreso petrolero, Gasto público como respuesta a la exclusión limitado por la caída del ingreso petrolero.
  •  La inflación ha deteriorado la capacidad adquisitiva e incluso ha revertido parte de los avances en la capacidad de consumo logrados en estos años. La escasez generalizada de productos de uso cotidiano exige dedicarle muchas horas (y muchas colas) a la búsqueda de estos bienes. Estancamiento productivo. 

Propuestas de la Sociedad Civil

Metas

  • Mantener niveles de crecimiento del producto per capita  elevados
  • Promover políticas orientadas al desarrollo, creación de trabajo decente, y fomentar la formalización y el creimiento de micro, pequeñas y medianas empresas incluyendo el acceso al crédito